¿Cómo hablar de sexo con los hijos?

La sexualidad se aprende paulatinamente. No hay una edad específica para comenzar a hablar de sexo con los hijos, porque está siempre presente en la vida. No se trata de explicarle al niño todo de una vez, eso es tan contraproducente como querer que lea una enciclopedia si apenas ha aprendido las vocales.

Para los infantes el primer contacto con la sexualidad es la exploración de su propio cuerpo. De esta manera se inicia la búsqueda de la identidad masculina o femenina.

“A los dos o tres años ya hay una curiosidad sexual, que se manifiesta en verse a sí mismo y a los otros. Es muy normal que lo niños traten de observar a la mamá o al papá cuando están desnudos y eso debe tomarse con naturalidad, sin hacerlos sentir que es algo negativo o pecaminoso”, explica María Elena Montt, sicóloga infanto- juvenil de la Universidad de Chile.

En todo caso, y pese a que los límites los establece cada familia, la especialista advierte que el exhibicionismo no está recomendado: “Pasearse desnudo por toda la casa, acostarse sin ropa con el niño en la cama o dejarlo tocar partes íntimas del cuerpo de sus padres sería una erotización precoz”. Además, esta conducta podría dificutar al niño entender el concepto de “intimidad”.

La pauta la dan los niños al hablar de sexo

Los cuentos sobre las abejas y cigüeñas quedaron atrás hace tiempo y resultan poco creíbles para los pequeños. Eso los padres lo saben. Sin embargo, persisten las dudas sobre cuándo y cuánto hablar.

La pauta la dan los mismos hijos, en la medida que comienzan a hacer preguntas. Y hay que contestárselas de la manera más sencilla, sin entrar en demasiados detalles, pues es posible que no lleguen a comprender.

“Si un niño de cinco años pregunta cómo se hacen las guaguas, se le puede decir, por ejemplo, que la hacen juntos el papá y la mamá. Y si su curiosidad va más allá, se le puede contestar que él le entrega a ella una semillita, pero no más información, porque no están preparados”, explica la psicóloga.

Ya cerca de los ocho años el menor puede entender lo que es una relación sexual. De hecho, a esta edad trata de averiguarlo y si los padres no le entregan esa información, la buscan en otros medios, como la televisión o los amigos.

Por eso es tan importante que el diálogo exista dentro de la familia. “Los padres le pueden dar a sus hijos una información más protegida respecto de lo que realmente es la sexualidad. En cambio, lo que entregan otros medios está alterado, porque generalmente transmiten lo que impacta, lo poco frecuente o lo perverso”.

Hablar con naturalidad de sexo a nuestros hijos

Lo mejor es hablar con naturalidad, usando palabras que sean comúnes en el círculo familiar. El sexo debe estar incorporado a las conversaciones tal como se habla del clima o de las telenovelas, dice la psicóloga.

“Se tiene que dar en un contexto normal. No sentar al pequeño y con gran solemnidad comenzar a explicarle todo y después no hablar nunca más sobre el tema, porque esto no se aprende de un día para otro, sino que es todo un proceso de ir asimilando y entendiendo cosas”.

La sexualidad forma parte de la vida. Por eso la especialista enfatiza que no educar sexualmente a un niño es dejarlo desprotegido en un aspecto importante de ella. Es lo mismo que si no le enseñaran a leer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*